viernes, 17 de junio de 2011

"Tú eres el Alfarero y yo soy El Barro" Por @im_unbreakable

Ustedes son en mis manos como el barro en las manos del alfarero. Jeremías 18:6

Días atrás al meditar en el versículo de Jeremías 18:6, me di a la tarea de investigar en el proceso que realiza una persona dedicada a la elaboración de obras de arte en barro, descubrí que todas las piezas que crea son únicas, a cada una le pone su toque personal, el modo que utilizan para realizar la obra de arte es la siguiente:

Tienen que amasar la arcilla, la moldean manualmente y el AGUA juega un papel muy importante en su hechura ya que se utiliza para mantener la plasticidad en la arcilla, leí también que las piezas al ya tener la forma, llegan a un estado en la que se encuentran vulnerables y son muy quebradizas, por lo que deben ser manipuladas cuidadosamente, cuando la pieza esta totalmente seca, entra en el proceso en el que se le pasa una lija fina y una esponja para pulirla; luego es llevada al horno, en donde pierde la humedad química y adquiere una mayor resistencia, puede ser que con esta cocción ya se dé por acabada, o puede requerirse varios pasajes por el horno para lograr efectos decorativos especiales.

Al leer todo eso, pensé que en nuestra vida espiritual sucede lo mismo, Dios comienza a obrar en nosotros haciéndonos mas como Él, nos moldea y nos da forma para que podamos ser vasos que Dios pueda usar.

El Espíritu Santo, es el agua que nos mantiene vivos frente a las experiencias que cruzamos en el proceso del moldeado, en ese momento es cuando mas vulnerables nos encontramos, pero que amoroso es nuestro Dios, cuando comienza a trabajar en nosotros cuidadosamente, con sus manos de amor, nos lija y refresca nuestro ser, en esos momentos en los que pasamos por el necesario fuego, en donde nuestro yo muere, donde todo lo que no sirve y obstaculiza nuestro crecimiento es consumido por su fuego, para ser al fin lo que el quiere que seamos.

¿Eres como el barro que no se deja moldear por el Alfarero?, si resistes la obra de Dios, Él no puede hacer de ti lo que desea, ¿Le permitirías hacer de tu vida una vasija a su gusto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada